¿QUÉ HAY DETRÁS DEL ÉXITO EN LOS INNOVADORES?

No es la tecnología, porque ésta no siempre está presente en la innovación.

Un buen ejemplo de lo anterior sería la manera de definir y entender la moda como lo hace Zara. Otro ejemplo sería ofrecer muebles bonitos al precio más bajo posible como lo hace Ikea, al involucrar al consumidor en los procesos.

Lo que caracteriza a todos los innovadores es la manera novedosa, diferente u original y, desde luego, mejor, en la que satisfacen alguna necesidad existente  ̶ aunque ésta no siempre se manifieste o exprese ̶  por parte del consumidor.

Bien decía Henry Ford: “Si yo les preguntara a las personas qué querían, me habrían dicho que caballos más rápidos”. La frase de Steve Jobs de que: “La gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas” de alguna manera expresa lo mismo.

Muchas veces la gente no sabe lo que quiere, pero siempre siente que necesita de algo aunque no lo sepa expresar.

De manera que no es enfocándose en mejorar los productos o servicios como se tiene éxito en una innovación, sino en atender con ellos una necesidad que no esté adecuadamente satisfecha o que pueda serlo de mejor manera.

Este principio, que he denominado “ENFOQUE DE DEMANDA” es lo que está detrás de toda innovación exitosa: la satisfacción de alguna necesidad.

De manera que, si quieres tener éxito como innovador, te repito: no preguntes, OBSERVA quién tiene alguna necesidad que tengas interés y posibilidad de satisfacer mejor que los demás.

Algunos de los lectores de mi blog anterior: ”Lo que Steve Jobs no le dijo a nadie” suscitó el comentario: “Si no se lo dijo a nadie ¿cómo lo sabes?”. Mi respuesta es que no está preguntándole a la gente, ni lo que quiere, ni lo que necesita. Porque si preguntas, te pedirán lo que ya saben que existe (caballos más rápidos); y si muestras algo antes inexistente, pero que la gente necesita: (almacenamiento de información) sabrán que lo querían cuando lo vean.

Mi respuesta a lo que hay detrás de todo innovador exitoso es bien sencilla y está contenida en el mismo blog: la genialidad de los innovadores está en su capacidad de observar o intuir la existencia de alguna necesidad.

Las necesidades nunca existen ni se justifican en función del producto o del bien ofrecidos o inventados, sino de la naturaleza humana que siempre busca mejores maneras de mejorar su calidad de vida. El producto no crea la necesidad, sino que ésta justifica la existencia del mismo.

Existen enormidad de inventos verdaderamente geniales, pero perfectamente inútiles, porque aun siendo factibles y operativos, no satisfacen ninguna necesidad y están expuestos en algún museo, archivados en bodegas u olvidados.

Ya lo advirtió Arthur Schopenhauer: “La genialidad es tan útil para la vida práctica como un telescopio cósmico en el teatro”.

De manera que, si quieres tener éxito como innovador, te repito: no preguntes, OBSERVA quién tiene alguna necesidad que tengas interés y posibilidad de satisfacer mejor que los demás.

¿Ya conoces mi libro: “El fin de la banca de desarrollo”? Da click aquí.